Apagar los fogones, La Cocina de luto this

Lo siento amigo, te siento Que marchas CUANDO todavía tenias Mucho que dar de ti Mismo, y también estoy triste por tu desmesurado Afán de Trabajar. De tomar Tantos frentes abiertos. ¿Valia vale?

Todos Los Principios duros hijo, y Los tuyos no were Menos, y Solo con ilusión los muchas ganas se pueden Alcanzar Las Cimas altas Más, y lo que la asistencia tU.

Usted diste años para conocer Con Tus Jornadas de las setas, que la asistencia quisiste Y Que se hablara de la tierra que te vio nacer, que amabas Las Montañas de tu pueblo y de los Productos Que ellas sacabas cocinabas LUEGO, y El Racó de Can Fabes, el Montseny , Sant Celoni, Cataluña y dejaron de Ser un punto de Una comarca de la ONU País, para Ser Una denominación Mundial del bien comer.

Trabajaste con ahínco y no querias florituras Gratuitas, que gustaba la cocina tradicional y la defendías con ardor Guerrero, que declarabas seguidor de los Grandes maestros, y nada de Lo que sé es cocinaba Otros fogones que era el mal ajeno.

Fuiste beligerante Y Muchos no entendieron postulados Tus, (eras un clásico, nadie fósil). Y es ESA beligerancia si desencadenó la tormenta, es dificil Ser y clásico moderno a la Vez, es dificil partir de premisas antiguas y transformarlas sin caer en la contradicción, y ESE Fue Tu mucho acierto, tomar tus Raíces ancladas en la Tierra. Tocar con tus manos y Los Productos sentirlos Como algo propio.

Desde una base sólida, Sin un profundo conocimiento m de la Historia, es dificil en devenir moderno, Y Como tú cuestionar Ciertos derroteros del Hiciste, miembro En un País de ahí la Crítica si Suele tachar de envidia, no te los fariseos la perdonaron.

Hoy plañideras Como TODOS LLORAN que Muerte.

Hoy, Santos, bajaré me Bodega y buscare mi mejor botella de vino con el sumo Cuidado del descorcharé, el escanciaré lentamente Dejaré Y Que el como una flor abra vino si, aroma de Que estalle en nariz I, sobre el Sabor A que me transporte por El Lago de Caronte.

Espero Que Seas Barquero El que me ACOJA.
Antonio Ferrer Taratiel.
El restaurante L’Odisea d’Empordà (Castillo de Orriols).