RSS Feed RSS Comentar Comentar Imprimir Imprimir enviar Estadisticas Valoración

Marzo - Abril de 2011 · nº 54

Pacifismo por principio: ¿Lo tomas o lo dejas? Lo dejo
Paolo Flores d'Arcais

pdf
VO Italiana

Bengasi asediada y llena de angustia ha explotado de alegría tras la resolución de la ONU. Sería absurdo que la opinión pública democrática condenara ahora las intervenciones aéreas que en la martirizada población suenan como desesperada esperanza. El pacifismo “por principio” es taxativo: nunca ningún avión, nunca una bomba, jamás el envío de un soldado. El pacifismo “por principio” tiene su nobleza. Pero quien lo sostiene habría condenado a los voluntarios de las Brigadas Internacionales que acudieron a España para defender la República contra “los cuatro generales”. El pacifismo “por principio” no condena simplemente todo proyecto (casi siempre insensato e hipócrita y lleno de doblez) de “exportar la democracia”, se priva también de la posibilidad de apoyar la democracia ya existente allá donde está amenazada o de sostener una revuelta que intente instaurarla.

El pacifismo “por principio” no se presta a discusiones precisamente por su carácter absoluto: o lo tomas o lo dejas. Me inclino a “dejarlo” porque nunca he creído -y no creo- que la paz sea un valor absoluto a costa de la libertad. No es casual que el dicho tácito “hicieron un desierto y lo llamaron paz” fue -antes del 68- el slogan de una manifestación en solidaridad con Vietnam, organizada de manera autónoma con respecto al Partido Comunista Italiano.

Tanto si se es reformista o revolucionario, un demócrata debe tomar posición sobre hipótesis de intervenciones armadas sin apriorismos universales, analizando los valores e intereses que están en juego, asumiendo su relativa responsabilidad.

Por eso, en Libia hay una monstruosa y feroz dictadura, contra la que se ha sublevado una gran parte de la población, en el clima de unas revueltas que desde hace un par de meses están abriendo perspectivas de democracia, insospechadas en todo el norte de África. Son revueltas con una fortísima componente juvenil culta, laica, todavía no influenciada por las influencias religiosas o por el poder organizado de los militares, y que por primera vez consienten en hablar de esperanzas democráticas en sentido propio. La salida de este choque con Libia tendrá una poderosa influencia sobre todo ello. En la revuelta libia el peso de los sectores que se han alejado de Gaddafi es, ahora, muy importante, y es indudable el carácter popular de la insurrección. Gaddafi lo ha aplastado con la lógica de la masacre, con ella está conquistando el país.

Los gobiernos occidentales tienen culpas tremendas, desde hace decenios, por las sanguinarias dictaduras que los pueblos tunecino, egipcio y libio han tenido que soportar: unas culpas que nunca debemos olvidar. Con estas dictaduras han traficado más allá de la “razón de Estado” y de aprovisionamiento energético. Además de traficar, han cubierto y “santificado” la cotidianeidad de la tortura y violencia de la opresión dictatorial. Pero nunca hicieron nada para defender, sostener y nutrir las fuerzas de una oposición laica y reformadora, occidental (en el mejor sentido del término), que existían, y no sólo embrionariamente.

Por último, en Libia habría bastado reconocer, con rapidez, como gobierno legítimo, la parte de la coordinación de la revuelta de Bengasi más laica y no comprometida con el viejo régimen. Habría bastado con bombardear la base aérea desde donde Gaddafi garantizaba el control del cielo, gracias al cual ha podido desencadenar su revancha de sangre. En suma, se habría podido ayudar a las fuerzas abandonadas y postergadas, desde hace decenios, nada más empezar la heroica revuelta. Se ha postergado porque los motivos del sí o del no occidental son el dinero y el poder, no la libertad y la democracia.

Ahora parece que los aviones franceses e ingleses, bombardeando las bases de Gaddafi, devolverán en Libia la esperanza de la liberación. Un “vade retro” de las fuerzas democráticas serían campanas de muerto (y no metafóricamente) para los amotinados contra el Rais.

Ahora, más que nunca, deben empeñarse los demócratas europeos en estrechar relaciones con las fuerzas laicas y reformadoras del África mediterránea, poniendo fin a un culpable y engreído desinterés, y conseguir con ello que, tras la caída de Mubarak, Ben Alí y Gaddafi no vengan otras dictaduras: el establishment de Occidente no tardaría en brindar por ellas.



Paolo Flores d´Arcais.
Director de Micromega.
Publicado en La Reppublica de 19 de marzo.

Traducción de José Luís López Bulla.



RSS Feed RSS Comentar Comentar Imprimir Imprimir enviar Estadisticas Valoración


Documentos relacionados

Noticias

Otros artículos del autor

Pacifismo por principio: ¿Lo tomas o lo dejas? Lo dejo

Diálogo sobre la izquierda posible

Comentarios

Alfonso Manzanares. 28 mar 2011 a las 09:46
En la Espana decimononica cuando el ejercito napoleonico invadio el pais en apoyo de los liberales "afrancesados" para ayudarles a implantar los valores modernos y democraticos de la revolucion francesa, el pueblo se levanto en armas al grito de Vivan las Cadenas. A nadie le gusta que un ejercito extrangero venga a decirte lo que tienes que hacer.

Muy desafortunada la comparacion con las Brigadas Internacionales, que eran combatientes del variopinto mundo (nada de intereses de estado) que vinieron a ponerse a las ordenes del Ejercito Rojo. Eso si fue una ayuda desinteresada como no ha habido parangon.

Desconfio de los aviones que bombardearon Irak. Gadafi tiene bastante apoyo del pueblo. Libia es una sociedad tribal, para bien o para mal, ya decidiran ellos cuando comen hamburguesas y cuando quieren tener libertad para decidir si se juega el partido de futbol en abierto o en cerrado. Por fabor cuando hablamos de democracia refiriendonos a "la nuestra" un poquito de sentido autocritico. La posicion del PSOE, como no puede ser de otra forma, incoherente.


comentario anónimo. 31 oct 2011 a las 15:26
Es cierto que en Libia se había llegado a una situación límite, provocada en buena medida por la permisividad y/o compicidad occidental a cambio de suministro energético. Pero no es menos cierto que no hacer antes, ni tampoco después, hubiese supuesto la matanza de civiles libios y una vergüenza similar a la de los Balcanes.
Hoy parece que el error de Occidente vuelve a ser aliarse con los rebeldes libios (CNT), aunque estos carezcan de mejores valores, con tal de seguir con su aprovisionamiento energético. ¿Tanto hubiese costado exigir al CNT, previamente al apoyo militar, el respeto en una futura Constitución a la Declaracion de los Derechos Humanos?.
Por cierto que las Brigadas Internacionales luchaban efectivamente por valores sociales y desinteresadamente. Pero el ejército napoleónico era simplemente imperialista, no estaba en su ánimo implantar valores modernos y democráticos.


Añadir comentario

[para poder introducir comentarios es necesario registrarse]

Email:
Contraseña:
[recuperar contraseña]
Buscador

Carles Navales

¿PSC o PSOE?

"que la conclusión no sea comer en la mesa de al lado" [leer]

Los más leídos

Temas

Circo, Music-hall y Cabaré

El arte flamenco

El Estado de bienestar

El sindicalismo, el trabajo y la economía

España: La memoria democrática

Jóvenes Valores

La Catalunya política

La Economía Social de Mercado

La Era de la Ecología

La Europa de los ciudadanos

La inmigración

La reflexión cultural

Paz o violencia

Tiempo libre infantil y juvenil

Un mundo solidario

Suscríbete
La Factoría · La Rectoría - 17144 Colomers · tu.revista@revistalafactoria.eu